technology, information, innovation
fco-quibrera
Negocios

El Papel de los Medios de Comunicación

             En días pasados se dio a conocer la noticia, primero a través de redes sociales y posteriormente por medio de los principales noticieros y periódicos del país, del presunto crimen cometido en Australia por Francisco Quibrera Villaescusa. De acuerdo a las notas de medios Australianos, después de un supuesto intento de ataque sexual, Francisco de 27 años y oriundo de Hermosillo apuñalo en repetidas ocasiones a Tiffany, una ciudadana Británica que se encontraba al igual que Francisco y 10 personas más viviendo en una residencia para “mochileros” en la ciudad de Sidney.            

Como enfermedad que se va propagando primero lentamente y después de forma exponencial, los medios y portales empezaron a publicar la noticia. Pero la nota no era acerca de un mexicano que se encontraba en problemas legales en el extranjero. La nota era acerca de un “Operador Panista” que había sido capturado en Australia. Por medio de una primera nota o comunicado redactado desde alguna oficina local, con una intención marcadamente política se emprendió una campaña de desprestigio para un joven hermosillense, intentándolo ligar políticamente con los presuntos corruptos ex-funcionarios estatales.            

Todos los medios tanto locales como nacionales hicieron literalmente un “copiar-pegar” de la nota y fue en cuestión de horas que una persona, actualmente en un lío legal al otro lado del mundo se convirtió en un “ex-funcionario de la administración de Guillermo Padrés”. La realidad es que Francisco trabajó en el Partido Acción Nacional por varios años en el área de Acción Gubernamental pero no era ni remotamente cercano a la administración Padrecista, mucho menos se vió involucrado en temas de corrupción. Su familia es, además, personas de trabajo y esfuerzo que en base a la actividad ganadera han logrado tener una vida honesta y sin lujos. Esta familia es injustamente señalada por unos medios que sin ir más allá de lo que alguien escribió con una clara intención de desprestigio y escarnio político se han encargado de hacer la situación todavía más complicada para ellos de lo que ya es.            

Definitivamente la ética en el oficio del periodista es cada vez más escasa entre quienes se dedican solamente a repetir notas que alguien más redactó con una intención muy lejana a la de informar.            

Este tipo de situaciones demuestra que los medios se han vuelto una herramienta con las más perversas intenciones y sirven oscuros intereses más allá del rigor que el trabajo periodístico exige a quienes practican la importante labor de la comunicación. ¿Alguno de los editores que publicaron la nota intento corroborar los datos? ¿Alguno de ellos puso en tela de duda lo dicho por los medios australianos y cuestionó como sucedieron los hechos, por cierto de forma muy dudosa y con poco sentido común? ¿Por qué se le pretende dar tintes políticos a un hecho que claramente no tiene? ¿Se van a retractar los medios de lo publicado si es que se demuestra la inocencia de Francisco?

Daniel Rivera es experto en estudios de mercado.

daniel@inng.mx